#MicroRelato: OBRAS EN LA CASA ROJA

CasaRoja2

Los golpetazos metálicos sustituyeron esa mañana los trinos de las golondrinas que acudían a colarse entre los barrotes de los balcones o a apalancarse bajo las molduras de las balaustradas; apagaban los buenos días de la gente que cruzaba la plaza de camino a sus obligaciones y el ronroneo madrugador de los motores de los coches.

Cuando abrió la rendija en la ventana para averiguar el origen del estruendo, los andamios ya rodeaban la casa y trepaban en torno a ella queriendo ganar altura.

Para una vez que creía haberse librado del escándalo de las fiestas, acababa sitiada por una cuadrilla de albañiles ataviados con mono, casco y arneses, dispuestos a destrozar la tranquilidad que disfrutaba dentro de aquellas paredes abandonadas.

¿Cómo iba a mirar a la calle a sus anchas si todos los que pasaban alrededor de la casa no le quitaban los ojos de encima? ¿Quién le decía que alguno de aquellos curiosos o de los mismos operarios no acabaría dándose cuenta de su presencia si seguía asomándose a todas horas desde su ventana?

El ruido y la angustia le sugerían los peores presagios: ¿Y si cuando acaben la fachada pretenden entrar a la casa? Contuvo el desasosiego: cuando llegue ese momento encontraré como echarlos. ¡Esta casa es mia!

¡Malditos entrometidos!, ¡Que les importará a ellos que la casa se caiga a pedazos si hace más de 50 años que nadie viene a verme!

 

Os dejo enlace al  primer microrelato sobre la Casa Roja.  En él empieza todo

MicroRelato: PRESENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: