BOTINES ROTOS

 

BotinesRotos

Ese botín no tiene arreglo, por mucho que me insista el criado y por mucha levita que se gaste.   Si arregláramos todo lo que nos llega al taller ¿cuándo venderíamos el calzado nuevo?.

El viejo usurero, compró sus botines hace siglos, y se empeña año tras año en que le cambie la seda y renueve la suela. Se ahorra cuatro chavos que son los que pierdo yo en trabajo y material que no cobro. Así tiene las arcas llenas el sinvergüenza, a costa de abusar de los otros.

– Dile a tu amo que este año no le arreglaré los botines. Ya no tienen arreglo, son muy viejos, y están rotos de la suela a la seda.  Tendrá que comprar unos nuevos. Le haré buen precio.

El criado le miró sorprendido,  devolviéndole en la mirada la ira que temía en la respuesta de su viejo amo, acostumbrado a la sumisión de todos los que le debían algo.

– ¿Estás dispuesto a perder tu taller por no arreglar un botín? –le gritó al viejo maestro con tanto desprecio como admiración.

 – No tocaré otra vez esos botines rotos, me contagian su tristeza.

9/10/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: