A VUELTA DE CORREO

63541-carta-amor-clasica

A vuelta de correo: el relato se construye a partir de una carta y la respuesta a la misma. La carta inicial de Madam Mignon se la debo a Mª José, compañera de taller.

Estimada Sra. Millon, 

Usted no me conoce, no obstante, le ruego que lea la presente carta hasta el final; le aseguro que el asunto es de su incumbencia.

Si me permite la observación, le diré que usted y yo compartimos algo importante, podría decirse que, entre nosotras, existe una cierta intimidad. Dicha intimidad es el cuerpo, y tal vez también el corazón, de su marido, el Sr. Millon.

Aporto pruebas: cariñoso, lunar irregular en nalga derecha, tapiz velloso en la espalda. Si estos indicios no le bastan, añadiré el ¡mon amour! habitual en los momentos de clímax ( entre usted y yo, en un pésimo francés).

Por motivos que todavía no alcanzo a entender, hace meses que me encariñé insospechadamente de su marido y el infeliz, al parecer, también de mí. Es por esto que, si usted ha visto recientemente resentida su economía, no es por otro motivo que la vivienda de dos piezas que su marido ha decidido ponerme en el centro de Londres.

He tenido conocimiento de que desea usted adquirir una propiedad en el campo, decisión para mí altamente inconveniente, pues los recursos de su marido, pese a ser elevados, no son ilimitados. Considere usted que mi existencia le conviene y, mi pequeño nidito de amor, todavía más. ¿De cuántos meses de tranquilidad sexual ha gozado usted en los últimos tiempos?, ¿acaso no tiene últimamente a su marido de un excelente humor?.

Espero sepa usted apreciar las ventajas de no interferir en el esparcimiento de su marido y desista en el empeño de adquirir tan costosa propiedad en la campaña.

Sinceramente suya,

Madame Mignon

 

Estimada Madame Mignon.

Agradezco que me considere una mujer razonable, tolerante y abierta, pues sólo desde esta perspectiva puedo entender su carta. En todo caso, comparto con usted la valoración tan positiva que hace de mi persona.

Por los datos que aporta, considero que existen suficientes indicios para pensar que la persona que describe sea mi esposo. El tapiz velloso en la espalda y el lunar en la pierna derecha, son pruebas  sin duda irrefutables. Sin embargo  disiento absolutamente con usted respecto al francés del señor Millon. Quizá el “mon amour”, no sea la expresión que mejor domine, pero le puedo garantizar que cuando se arranca con el “ma cherie”, resulta irremediablemente irresistible.  Dígame, ¿le ha susurrado ya a usted el “je t’aime, je t’aime”, mientras besa lentamente su cuello?. Le  aseguro que se le perdona cualquier error de acento e incluso de gramática.

Comprendo que se haya encariñado con él, es un hombre completo, cariñoso, generoso, trabajador, creativo, sorprendente. Y tiene esas manos, esa boca, esas piernas,  esa manera suya de besar, de recorrerte el cuerpo, de abrazarte, de hacerte tocar el cielo cuando te cubre de lametazos.  Resultaría imposible no dejarse caer en sus brazos y amarlo hasta el infinito y más allá.

No le tome en cuenta ese pequeño vicio suyo de mentir, ¡nadie es perfecto!, en cuanto a la frecuencia de las relaciones sexuales en casa, el papel de desvalido hombre dejado de la mano de su mujer, todavía lo hace mucho más interesante.

Siento comunicarle que ya se ha consumado la adquisición de la casa en la campaña. Preciosa, luminosa, rodeada de frondosos jardines, cerca del mar, y muy bien comunicada, condición fundamental para la compra.  Entienda que no la invite a visitarla no sería apropiado, por muy modernas y racionales que podamos ser nosotras.

Pero en todo caso quédese tranquila, las finanzas familiares son suficientes para costear los caprichos amorosos de mi marido, que tanto mejoran su capacidad amatoria y nuestra relación familiar. Siempre ha sido así. Disfrute mientras dure y no se preocupe por el dinero, lo doy por muy bien empleado.

Atentamente

Mary Millon.

17/05/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: