MicroRelato: PAPELES PARA VOLAR

Ni el tiempo, ni la habitación le borraban el frio que le dejó enquistado el Mediterráneo en aquella travesía, cuando se acercó a él por primera vez.

Quizá fue el mismo frio, el que la empujó a cambiar la intemperie del polígono, por aquel motel de carretera  envuelto en letreros luminosos.

Recontó con desánimo los ingresos de la semana. No crecían al mismo ritmo en que desgastaba su cuerpo y pagaba su deuda.  Trabajar a cubierto resulta menos rentable – pensó.  Tendría que seguir invirtiendo en venderse, si quería conseguir su propio avión de papel… y volar.

7/05/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: