EN EL PARQUE

Parque

No es que no me gusten los paseos por el parque, simplemente no creo que aporten nada más que eso, un paseo, un rato de tranquilidad, de ejercicio, de compañía. Tampoco voy a llevarle la contraria a Lola, no se lo merece. Ella es de otra manera, se preocupa de todo y por todo. A ella le sirven, ¡pues será por paseos!, ¡los que hagan falta!. Caminaba pendiente de recordar por qué estaba allí.

Toni, vamos hacia la salida, se hace tarde y no me gusta andar por aquí, con tan poca luz. ¿Quieres que aprovechemos para hacer manitas?, -le preguntó Toni. Si, como si fuéramos colegiales, rieron los dos, mientras giraban sobre sus pasos para caminar en dirección a la ciudad.  El parque a oscuras no resultaba recomendable. Quizás las historias que se contaban no pasaban de leyendas urbanas, pero aunque las luminarias facilitaban el paseo, optaron por dirigirse hacia la salida.

A pocos metros, escucharon discutir a una pareja, posiblemente la que les había adelantado unos minutos antes en dirección al estanque.  Discutían y se insultaban; parecían enzarzados en una pelea que lejos de amainar crecía en intensidad y en la sordidez de los insultos.  La chica hizo amago de marcharse, pero él la sujetó, golpes, empujones, insultos.

Toni se acercó al terraplén, con la intención de comprobar si desde allí podía ver a la pareja; pero Lola tiró de él, vámonos Toni, no nos metamos en líos, sigamos caminando.

Espera, no vaya a ser que tengamos que echar una mano, la detuvo agarrándola por el brazo y arrastrándola hacia él, ella cedió condescendiente.  Apenas estaban a unos metros sobre el lugar en el que la pareja seguía discutiendo y gesticulando cada vez más acalorados.

¿Por qué susurras?, ¿no será mejor que preguntemos si hay algún problema? Quizá paren si se dan cuenta de que estamos aquí.

¡Calla! – siguió susurrando Toni, mientras parecía que tomaba posiciones para contemplar un espectáculo.

En ese momento la chica gritó algo, no escucharon qué dijo. Fuera lo que fuera tuvo el efecto de dejar rígido, descolocado y en silencio a su oponente, durante unos segundos eternos.  Pero el chico apenas tardó en sobreponerse y en soltarle una bofetada que la hizo trastabillar y rodar sobre el manto de hierba que acolchaba el espacio que quedaba libre entre los setos y los árboles. Se abalanzó furioso sobre ella; los gritos de la chica lejos de frenarlo parecían estimular aquel desparrame de piernas, brazos, caderas, manotazos y movimientos bruscos. La tenía inmovilizada, desgarró su blusa con furia y cegó su boca con la suya, brusco, violento.

Toni, vamos a llamar a la policía, esto no pinta bien, ¿no ves que está forzando a la muchacha?.   Pero Toni no la escuchaba, no le hacía caso, estaba completamente absorto en la batalla que libraba ante él entre los castaños.

Los gritos se fueron amortiguando, sustituidos por los jadeos rítmicos de dos cuerpos semidesnudos que acompasaban sus movimientos sobre un tapiz verde mientras la penumbra descendía de las copas de los árboles.

Toni ¿te estás poniendo?, ¡por favor!, ¡no me lo puedo creer!-Lola pegó un bufido y volvió al camino protestando, dejando a su marido parapetado tras un árbol, aliviando a mano su bragueta.

Ya no se escuchaba nada.

Atravesaron el parque casi a oscuras con la única prisa de la inseguridad que le causaban a Lola las sombras y el silencio. Toni caminaba colgado de su brazo, aliviado, alegre.

Esa noche tuvieron sexo, húmedo, lento, intenso, juntos.

Lola, bajó a la calle a media mañana, les buscó, les entregó el dinero y quedó para una próxima vez, un poco más violenta si fuera posible.

Todo sea por salvar el matrimonio.

7/06/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: