VENCIDO

La noche ha sido larga. Solo la madrugada consigue aliviar el mal cuerpo que le dejan las pesadillas y el sueño intermitente de la guardia. Pegado a la ventana, pese a la niebla, les ve llegar. Se queda petrificado durante unos segundos, no puede calcular cuántos. El corazón le bombea loco, como buscando un hueco... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑