CHOCOLATE Y PAN

Lola asomó a la cocina, miró silenciosa a sus padres y ahogó el llanto que le aprisionaba la garganta, Blas le tenía prohibido llorar en su presencia.  Vestía la ropa de los domingos, sus únicos zapatos, y los calcetines blancos de ganchillo que guardaba para las ocasiones. De las coletas que caían sobre sus hombros, colgaban... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑